Devocional Diario | Julio 03

  |   Estudiemos La Biblia   |   1 Comment

ORA

Padre, anhelo cada día acercarme a ti y conocerte más.

LEE

Tercer discurso de Bildad

 

25 A esto respondió Bildad de Súah:

«Dios es poderoso e infunde temor;
    él pone orden en las alturas de los cielos.
¿Pueden contarse acaso sus ejércitos?
    ¿Sobre quién no alumbra su luz?
¿Cómo puede el hombre
    declararse inocente ante Dios?
¿Cómo puede alegar pureza
    quien ha nacido de mujer?
Si a sus ojos no tiene brillo la luna,
    ni son puras las estrellas,
mucho menos el hombre, simple gusano;
    ¡mucho menos el hombre, miserable lombriz!»

 

Interrupción de Job

 

26 Pero Job intervino:

«¡Tú sí que ayudas al débil!
    ¡Tú sí que salvas al que no tiene fuerza!
¡Qué consejos sabes dar al ignorante!
    ¡Qué gran discernimiento has demostrado!
¿Quién te ayudó a pronunciar tal discurso?
    ¿Qué espíritu ha hablado por tu boca?»

 

Bildad reanuda su discurso

 

«Un estremecimiento invade a los muertos,
    a los que habitan debajo de las aguas.
Ante Dios, queda el sepulcro al descubierto;
    nada hay que oculte a este destructor.
Dios extiende el cielo sobre el vacío;
    sobre la nada tiene suspendida la tierra.
En sus nubes envuelve las aguas,
    pero las nubes no se revientan con su peso.
Cubre la faz de la luna llena
    al extender sobre ella sus nubes.
10 Dibuja el horizonte sobre la faz de las aguas
    para dividir la luz de las tinieblas.
11 Aterrados por su reprensión,
    tiemblan los pilares de los cielos.
12-13 Con un soplo suyo se despejan los cielos;
    con su poder Dios agita el mar.
Con su sabiduría descuartizó a Rahab;
    con su mano ensartó a la serpiente escurridiza.
14 ¡Y esto es solo una muestra de sus obras,
    un murmullo que logramos escuchar!
    ¿Quién podrá comprender su trueno poderoso?»

 

Noveno discurso de Job

 

27 Job, retomando la palabra, dijo:

«Juro por Dios, el Todopoderoso,
    quien se niega a hacerme justicia,
    quien me ha amargado el ánimo,
que mientras haya vida en mí
    y aliento divino en mi nariz,
mis labios no pronunciarán maldad alguna,
    ni mi lengua proferirá mentiras.
Jamás podré admitir que ustedes tengan la razón;
    mientras viva, insistiré en mi integridad.
Insistiré en mi inocencia; no cederé.
    Mientras viva, no me remorderá la conciencia.

»¡Que terminen mis enemigos como los malvados
    y mis adversarios como los injustos!
¿Qué esperanza tienen los impíos
    cuando son eliminados,
    cuando Dios les quita la vida?
¿Escucha Dios su clamor
    cuando les sobreviene la angustia?
10 ¿Acaso se deleitan en el Todopoderoso,
    o claman a Dios en todo tiempo?

11 »¡Yo les voy a mostrar algo del poder de Dios!
    ¡No les voy a ocultar los planes del Todopoderoso!
12 Si ustedes mismos han visto todo esto,
    ¿a qué viene tanta palabrería?»

 

Tercer discurso de Zofar

 

13 «Esta es la herencia que Dios
    tiene reservada para los malvados;
esta es la herencia que los desalmados
    recibirán del Todopoderoso:
14 No importa cuántos hijos tengan,
    la espada los aguarda;
    jamás sus pequeños comerán hasta saciarse.
15 La muerte sepultará a quienes les sobrevivan;
    sus viudas no llorarán por ellos.
16 Y aunque amontonen plata como polvo,
    y apilen vestidos como arcilla,
17 será el justo quien se ponga esos vestidos,
    y el inocente quien reparta esa plata.
18 Las casas que construyen parecen larvas de polilla,
    parecen cobertizo de vigilancia.
19 Se acuestan siendo ricos, pero por última vez:
    cuando despiertan, sus riquezas se han esfumado.
20 Les sobreviene un diluvio de terrores;
    la tempestad los arrebata por la noche.
21 El viento del este se los lleva, y desaparecen;
    los arranca del lugar donde viven.
22 Se lanza contra ellos sin clemencia,
    mientras ellos tratan de huir de su poder.
23 Agita las manos y aplaude burlón;
    entre silbidos, los arranca de su lugar».

Pedro escapa milagrosamente de la cárcel

 

12 En ese tiempo el rey Herodes hizo arrestar a algunos de la iglesia con el fin de maltratarlos. A Jacobo, hermano de Juan, lo mandó matar a espada. Al ver que esto agradaba a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Esto sucedió durante la fiesta de los Panes sin levadura. Después de arrestarlo, lo metió en la cárcel y lo puso bajo la vigilancia de cuatro grupos de cuatro soldados cada uno. Tenía la intención de hacerlo comparecer en juicio público después de la Pascua. Pero, mientras mantenían a Pedro en la cárcel, la iglesia oraba constante y fervientemente a Dios por él.

La misma noche en que Herodes estaba a punto de sacar a Pedro para someterlo a juicio, este dormía entre dos soldados, sujeto con dos cadenas. Unos guardias vigilaban la entrada de la cárcel. De repente apareció un ángel del Señor y una luz resplandeció en la celda. Despertó a Pedro con unas palmadas en el costado y le dijo: «¡Date prisa, levántate!» Las cadenas cayeron de las manos de Pedro. Le dijo además el ángel: «Vístete y cálzate las sandalias». Así lo hizo, y el ángel añadió: «Échate la capa encima y sígueme».

Pedro salió tras él, pero no sabía si realmente estaba sucediendo lo que el ángel hacía. Le parecía que se trataba de una visión. 10 Pasaron por la primera y la segunda guardia, y llegaron al portón de hierro que daba a la ciudad. El portón se les abrió por sí solo, y salieron. Caminaron unas cuadras, y de repente el ángel lo dejó solo.

11 Entonces Pedro volvió en sí y se dijo: «Ahora estoy completamente seguro de que el Señor ha enviado a su ángel para librarme del poder de Herodes y de todo lo que el pueblo judío esperaba».

12 Cuando cayó en cuenta de esto, fue a casa de María, la madre de Juan, apodado Marcos, donde muchas personas estaban reunidas orando. 13 Llamó a la puerta de la calle, y salió a responder una criada llamada Rode. 14 Al reconocer la voz de Pedro, se puso tan contenta que volvió corriendo sin abrir.

―¡Pedro está a la puerta! —exclamó.

15 ―¡Estás loca! —le dijeron.

Ella insistía en que así era, pero los otros decían:

―Debe de ser su ángel.

16 Entre tanto, Pedro seguía llamando. Cuando abrieron la puerta y lo vieron, quedaron pasmados. 17 Con la mano Pedro les hizo señas de que se callaran, y les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel.

―Cuéntenles esto a Jacobo y a los hermanos —les dijo.

Luego salió y se fue a otro lugar.

18 Al amanecer se produjo un gran alboroto entre los soldados respecto al paradero de Pedro. 19 Herodes hizo averiguaciones, pero, al no encontrarlo, les tomó declaración a los guardias y mandó matarlos. Después viajó de Judea a Cesarea y se quedó allí.

 

Muerte de Herodes

 

20 Herodes estaba furioso con los de Tiro y de Sidón, pero ellos se pusieron de acuerdo y se presentaron ante él. Habiéndose ganado el favor de Blasto, camarero del rey, pidieron paz, porque su región dependía del país del rey para obtener sus provisiones.

21 El día señalado, Herodes, ataviado con su ropaje real y sentado en su trono, le dirigió un discurso al pueblo. 22 La gente gritaba: «¡Voz de un dios, no de hombre!» 23 Al instante un ángel del Señor lo hirió, porque no le había dado la gloria a Dios; y Herodes murió comido de gusanos.

24 Pero la palabra de Dios seguía extendiéndose y difundiéndose.

25 Cuando Bernabé y Saulo cumplieron su servicio, regresaron de Jerusalén llevando con ellos a Juan, llamado también Marcos.

En Espíritu y en Verdad - Tomaste Mi Lugar

COMPARTE

Dios pide de ti amor y no sacrificios, que puedas conocerlo cada día más. #2018ReformaIntegral


1Comentarios
  • Adriana Trujillo | Jul 3, 2018 at 8:47 am

    Amado Sr. Dios te entrego mi vida, mis preocupaciones y mi familia; tu eres poderoso y sabio y no dejas desamparado al justo ayudame Dios a conocer mas de ti y confiar en tu palabra para aplicarla en las areas de mi vida. Bendice en esta mañana y Bendice a mi familia en el nombre de Jesus.

Escribir reflexion.