Devocional Diario | Julio 04

  |   Estudiemos La Biblia   |   2 Comments

ORA

Mi Dios, quiero amarte con todo mi ser, mi mente, mi alma y mi corazón.

LEE

Elogio de la sabiduría

 

28 Hay minas de donde se saca la plata,
    y crisoles donde se refina el oro.
El hierro se extrae de la tierra;
    el cobre se separa de la escoria.
El minero ha puesto fin a las tinieblas:
    hurga en los rincones más apartados,
    busca piedras en la más densa oscuridad.
Lejos de la gente
    cava túneles en lugares nunca hollados;
lejos de la gente
    se balancea en el aire.
Extrae su sustento de la tierra,
    cuyas entrañas se transforman como por fuego.
De sus rocas se obtienen zafiros,
    y en el polvo se encuentra oro.
No hay ave rapaz que conozca ese escondrijo
    ni ojo de halcón que lo haya descubierto.
Ninguna bestia salvaje ha puesto allí su pie;
    tampoco merodean allí los leones.
La mano del minero ataca el pedernal
    y pone al descubierto la raíz de las montañas.
10 Abre túneles en la roca,
    y sus ojos contemplan todos sus tesoros.
11 Anda en busca de las fuentes de los ríos,
    y trae a la luz cosas ocultas.

12 Pero ¿dónde se halla la sabiduría?
    ¿Dónde habita la inteligencia?
13 Nadie sabe lo que ella vale,
    pues no se encuentra en este mundo.
14 «Aquí no está», dice el océano;
    «Aquí tampoco», responde el mar.
15 No se compra con el oro más fino,
    ni su precio se calcula en plata.
16 No se compra con oro refinado,
    ni con ónice ni zafiros.
17 Ni el oro ni el cristal se comparan con ella,
    ni se cambia por áureas joyas.
18 ¡Para qué mencionar el coral y el jaspe!
    ¡La sabiduría vale más que los rubíes!
19 El topacio de Cus no se le iguala,
    ni es posible comprarla con oro puro.

20 ¿De dónde, pues, viene la sabiduría?
    ¿Dónde habita la inteligencia?
21 Se esconde de los ojos de toda criatura;
    ¡hasta de las aves del cielo se oculta!
22 La destrucción y la muerte afirman:
    «Algo acerca de su fama llegó a nuestros oídos».
23 Solo Dios sabe llegar hasta ella;
    solo él sabe dónde habita.
24 Él puede ver los confines de la tierra;
    él ve todo lo que hay bajo los cielos.
25 Cuando él establecía la fuerza del viento
    y determinaba el volumen de las aguas,
26 cuando dictaba el decreto para las lluvias
    y la ruta de las tormentas,
27 miró entonces a la sabiduría y ponderó su valor;
    la puso a prueba y la confirmó.
28 Y dijo a los mortales:
    «Temer al Señor: ¡eso es sabiduría!
    Apartarse del mal: ¡eso es discernimiento!»

 

Soliloquio de Job

 

29 Job, retomando la palabra, dijo:

«¡Cómo añoro los meses que se han ido,
    los días en que Dios me cuidaba!
Su lámpara alumbraba sobre mi cabeza,
    y por su luz podía andar entre tinieblas.
¡Qué días aquellos, cuando yo estaba en mi apogeo
    y Dios bendecía mi casa con su íntima amistad!

»Cuando aún estaba conmigo el Todopoderoso,
    y mis hijos me rodeaban;
cuando ante mí corrían ríos de crema,
    y de las rocas fluían arroyos de aceite;
cuando ocupaba mi puesto en el concejo de la ciudad,
    y en la plaza pública tomaba asiento,
los jóvenes al verme se hacían a un lado,
    y los ancianos se ponían de pie;
los jefes se abstenían de hablar
    y se tapaban la boca con las manos;
10 los nobles bajaban la voz,
    y la lengua se les pegaba al paladar.
11 Los que me oían, hablaban bien de mí;
    los que me veían, me alababan.
12 Si el pobre recurría a mí, yo lo ponía a salvo,
    y también al huérfano si no tenía quien lo ayudara.
13 Me bendecían los desahuciados;
    ¡por mí gritaba de alegría
    el corazón de las viudas!
14 De justicia y rectitud me revestía;
    ellas eran mi manto y mi turbante.
15 Para los ciegos fui sus ojos;
    para los tullidos, sus pies.
16 Fui padre de los necesitados
    y defensor de los extranjeros.
17 A los malvados les rompí la cara;
    ¡de sus fauces les arrebaté la presa!

18 »Llegué a pensar: “Moriré en mi propia casa;
    mis días serán incontables como la arena del mar.
19 Mis raíces llegarán hasta las aguas;
    el rocío de la noche se quedará en mis ramas.
20 Mi gloria mantendrá en mí su lozanía,
    y el arco en mi mano se mantendrá firme”.

21 »La gente me escuchaba expectante,
    y en silencio aguardaba mi consejo.
22 Hablaba yo, y nadie replicaba;
    mis palabras hallaban cabida en sus oídos.
23 Expectantes, absorbían mis palabras
    como quien espera las lluvias tardías.
24 Si yo les sonreía, no podían creerlo;
    mi rostro sonriente los reanimaba.
25 Yo les indicaba el camino a seguir;
    me sentaba a la cabecera;
habitaba entre ellos como un rey entre su tropa,
    como quien consuela a los que están de luto.

Despedida de Bernabé y Saulo

 

13 En la iglesia de Antioquía eran profetas y maestros Bernabé; Simeón, apodado el Negro; Lucio de Cirene; Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca; y Saulo. Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: «Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado».

Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.

 

En Chipre

 

Bernabé y Saulo, enviados por el Espíritu Santo, bajaron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. Al llegar a Salamina, predicaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan como ayudante.

Recorrieron toda la isla hasta Pafos. Allí se encontraron con un hechicero, un falso profeta judío llamado Barjesús, que estaba con el gobernador Sergio Paulo. El gobernador, hombre inteligente, mandó llamar a Bernabé y a Saulo, en un esfuerzo por escuchar la palabra de Dios. Pero Elimas el hechicero (que es lo que significa su nombre) se les oponía y procuraba apartar de la fe al gobernador. Entonces Saulo, o sea Pablo, lleno del Espíritu Santo, clavó los ojos en Elimas y le dijo: 10 «¡Hijo del diablo y enemigo de toda justicia, lleno de todo tipo de engaño y de fraude! ¿Nunca dejarás de torcer los caminos rectos del Señor? 11 Ahora la mano del Señor está contra ti; vas a quedarte ciego y por algún tiempo no podrás ver la luz del sol».

Al instante cayeron sobre él sombra y oscuridad, y comenzó a buscar a tientas a alguien que lo llevara de la mano. 12 Al ver lo sucedido, el gobernador creyó, maravillado de la enseñanza acerca del Señor.

 

En Antioquía de Pisidia

 

13 Pablo y sus compañeros se hicieron a la mar desde Pafos, y llegaron a Perge de Panfilia. Juan se separó de ellos y regresó a Jerusalén; 14 ellos, por su parte, siguieron su viaje desde Perge hasta Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y se sentaron. 15 Al terminar la lectura de la ley y los profetas, los jefes de la sinagoga mandaron a decirles: «Hermanos, si tienen algún mensaje de aliento para el pueblo, hablen».

16 Pablo se puso en pie, hizo una señal con la mano y dijo: «Escúchenme, israelitas, y ustedes, los gentiles temerosos de Dios: 17 El Dios de este pueblo de Israel escogió a nuestros antepasados y engrandeció al pueblo mientras vivían como extranjeros en Egipto. Con gran poder los sacó de aquella tierra 18 y soportó su mal proceder en el desierto unos cuarenta años. 19 Luego de destruir siete naciones en Canaán, dio a su pueblo la tierra de ellas en herencia. 20 Todo esto duró unos cuatrocientos cincuenta años.

»Después de esto, Dios les asignó jueces hasta los días del profeta Samuel. 21 Entonces pidieron un rey, y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, que gobernó por cuarenta años. 22 Tras destituir a Saúl, les puso por rey a David, de quien dio este testimonio: “He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre conforme a mi corazón; él realizará todo lo que yo quiero”.

23 »De los descendientes de este, conforme a la promesa, Dios ha provisto a Israel un salvador, que es Jesús. 24 Antes de la venida de Jesús, Juan predicó un bautismo de arrepentimiento a todo el pueblo de Israel. 25 Cuando estaba completando su carrera, Juan decía: “¿Quién suponen ustedes que soy? No soy aquel. Miren, después de mí viene uno a quien no soy digno ni siquiera de desatarle las sandalias”.

Marcos Brunet - Mis Generaciones

COMPARTE

Ama a Dios con todo tu corazón, tu alma, tu mente y todas tus fuerzas. #2018ReformaIntegral


2 Comentarios
  • Adriana Trujillo | Jul 4, 2018 at 8:06 am

    Amado padre en esta mañana reconozco que te necesito y mucho, dame sabiduria y la fuerza suficiente para salir adelante y luchar contra cualquier situacion que se presente que tu presencia este delante de mi para regozijarme en tus brazos y obtener la victoria, ayudame a descansar en ti todos los dias de mi vida en el nombre de Jesus. Amen te amo.

  • Carlos Iván Molina Roa | Jul 4, 2018 at 11:38 pm

    Padre Celestial, queremos seguir deleitándonos en tus mandatos, y meditando en ellos. Cuida nuestro camino y llenanos de sabiduría y discernimiento para andar por el mundo, convencidos de los tesoros del cielo. Te lo pedimos en el nombre del Señor Jesús. Amén y Amén 🙏.

Escribir reflexion.