Junio 17 Devocional Diario

  |   Estudiemos La Biblia   |   1 Comment

ORA

Gracias Dios por darme vida, con ella quiero exaltar, alabar y glorificar al Rey.

LEE

Plan para defender a Jerusalén

 

Una vez que se terminó la reconstrucción de la muralla y se colocaron sus puertas, se nombraron porteros, cantores y levitas. A mi hermano Jananí, que era un hombre fiel y temeroso de Dios como pocos, lo puse a cargo de Jerusalén, junto con Jananías, comandante de la ciudadela. A los dos les dije: «Las puertas de Jerusalén se abrirán cuando ya haya salido el sol, y volverán a cerrarse y se asegurarán con sus barras cuando los porteros estén en sus puestos. Además, los habitantes de Jerusalén montarán guardia, unos en sus puestos y otros frente a su propia casa».

La ciudad ocupaba una gran extensión, pero tenía pocos habitantes porque no todas las casas se habían reconstruido.

 

Lista de los repatriados

 

Mi Dios puso en mi corazón el deseo de reunir a los nobles, a los oficiales y al pueblo, para registrarlos según su descendencia; y encontré el registro genealógico de los que habían regresado en la primera repatriación. Allí estaba escrito:

La siguiente es la lista de la gente de la provincia, es decir, de aquellos que Nabucodonosor, rey de Babilonia, se había llevado cautivos, y a quienes se les permitió regresar a Jerusalén y a Judá. Cada uno volvió a su propia ciudad, bajo el mando de Zorobabel, Jesúa, Nehemías, Azarías, Raamías, Najamani, Mardoqueo, Bilsán, Mispéret, Bigvay, Nehúm y Baná.

Esta es la lista de los israelitas que regresaron:

de Parós

2.172

de Sefatías

372

10 de Araj

652

11 de Pajat Moab, es decir, los de Jesúa y de Joab

2.818

12 de Elam

1.254

13 de Zatú

845

14 de Zacay

760

15 de Binuy

648

16 de Bebay

628

17 de Azgad

2.322

18 de Adonicán

667

19 de Bigvay

2.067

20 de Adín

655

21 de Ater, es decir, los de Ezequías

98

22 de Jasún

328

23 de Bezay

324

24 de Jarif

112

25 de Gabaón

95

26 de Belén y de Netofa

188

27 de Anatot

128

28 de Bet Azmávet

42

29 de Quiriat Yearín, Cafira y Berot

743

30 de Ramá y de Gueba

721

31 de Micmás

122

32 de Betel y de Hai

123

33 del otro Nebo

52

34 del otro Elam

1.254

35 de Jarín

320

36 de Jericó

345

37 de Lod, Jadid y Ono

721

38 de Sená

3.930

39 De los sacerdotes descendientes de Jedaías, de la familia de Jesúa

973

40 de Imer

1.052

41 de Pasur

1.247

42 de Jarín

1.017

 

43 De los levitas descendientes de Jesúa y de Cadmiel, que pertenecían a la familia de Hodavías       74

 

44 De los cantores descendientes de Asaf 48

 

45 De los porteros descendientes de Salún, Ater, Talmón, Acub, Jatitá y Sobay 138

 

46 Los servidores del templo eran descendientes de Zijá, Jasufá, Tabaot, 47 Querós, Sigajá, Padón, 48 Lebaná, Jagabá, Salmay, 49 Janán, Guidel, Gajar, 50 Reaías, Rezín, Necoda, 51 Gazán, Uza, Paseaj, 52 Besay, Meunín, Nefisesín, 53 Bacbuc, Jacufá, Jarjur, 54 Baslut, Mejidá, Jarsa, 55 Barcós, Sísara, Temá, 56 Neziaj y Jatifá.

 

57 Los descendientes de los servidores de Salomón eran de las familias de Sotay, Soféret, Peruda, 58 Jalá, Darcón, Guidel, 59 Sefatías, Jatil, Poquéret Hasebayin y Amón.

 

60 Los servidores del templo y de los descendientes de los servidores de Salomón          392

61 Los siguientes regresaron de Tel Melaj, Tel Jarsá, Querub, Adón e Imer, pero no pudieron demostrar ascendencia israelita:

62 De los descendientes de Delaías, Tobías y Necoda 642

63 De entre los sacerdotes, tampoco pudieron demostrar su ascendencia israelita los siguientes: los descendientes de Jabaías, Cos y Barzilay (este último se casó con una de las hijas de un galaadita llamado Barzilay, del cual tomó su nombre). 64 Estos buscaron sus registros genealógicos, pero, como no los encontraron, fueron excluidos del sacerdocio. 65 A ellos el gobernador les prohibió comer de los alimentos sagrados hasta que un sacerdote decidiera su suerte por medio del urim y el tumim.

66 El número total de los miembros de la asamblea ascendía a cuarenta y dos mil trescientas sesenta personas, 67 sin contar a esclavos y esclavas, que sumaban siete mil trescientos treinta y siete; y tenían doscientos cuarenta y cinco cantores y cantoras. 68 Tenían además setecientos treinta y seis caballos, doscientas cuarenta y cinco mulas, 69 cuatrocientos treinta y cinco camellos y seis mil setecientos veinte burros.

70 Algunos jefes de familia entregaron al tesoro donativos para la obra: el gobernador entregó al tesoro ocho kilos de oro, cincuenta tazones y quinientas treinta túnicas sacerdotales; 71 los jefes de familia entregaron ciento sesenta kilos de oro y mil doscientos diez kilos de plata, 72 y el resto del pueblo entregó ciento sesenta kilos de oro, mil cien kilos de plata y sesenta y siete túnicas sacerdotales.

73 Los sacerdotes, los levitas, los porteros, los cantores, la gente del pueblo, los servidores del templo y los demás israelitas se establecieron en sus propias ciudades.

 

Esdras lee la ley

 

Al llegar el mes séptimo, los israelitas ya estaban establecidos en sus ciudades.

Entonces todo el pueblo, como un solo hombre, se reunió en la plaza que está frente a la puerta del Agua y le pidió al maestro Esdras traer el libro de la ley que el Señor le había dado a Israel por medio de Moisés. Así que el día primero del mes séptimo, el sacerdote Esdras llevó la ley ante la asamblea, que estaba compuesta de hombres y mujeres y de todos los que podían comprender la lectura, y la leyó en presencia de ellos desde el alba hasta el mediodía en la plaza que está frente a la puerta del Agua. Todo el pueblo estaba muy atento a la lectura del libro de la ley.

El maestro Esdras se puso de pie sobre una plataforma de madera construida para la ocasión. A su derecha estaban Matatías, Semá, Anías, Urías, Jilquías y Maseías; a su izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Jasún, Jasbadana, Zacarías y Mesulán. Esdras, a quien la gente podía ver porque él estaba en un lugar más alto, abrió el libro y todo el pueblo se puso de pie. Entonces Esdras bendijo al Señor, el gran Dios. Y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: «¡Amén y amén!». Luego adoraron al Señor, inclinándose hasta tocar el suelo con la frente.

Los levitas Jesúa, Baní, Serebías, Jamín, Acub, Sabetay, Hodías, Maseías, Quelitá, Azarías, Jozabed, Janán y Pelaías le explicaban la ley al pueblo, que no se movía de su sitio. Ellos leían con claridad el libro de la ley de Dios y lo interpretaban de modo que se comprendiera su lectura.

Al oír las palabras de la ley, la gente comenzó a llorar. Por eso el gobernador Nehemías, el sacerdote y maestro Esdras y los levitas que enseñaban al pueblo les dijeron: «No lloren ni se pongan tristes, porque este día ha sido consagrado al Señor su Dios».

10 Luego Nehemías añadió: «Ya pueden irse. Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza».

11 También los levitas tranquilizaban a todo el pueblo. Les decían: «¡Tranquilos! ¡No estén tristes, que este es un día santo!»

12 Así que todo el pueblo se fue a comer y beber y compartir su comida, felices de haber comprendido lo que se les había enseñado.

 

La fiesta de las Enramadas

 

13 Al día siguiente, los jefes de familia, junto con los sacerdotes y los levitas, se reunieron con el maestro Esdras para estudiar los términos de la ley. 14 Y en esta encontraron escrito que el Señor le había mandado a Moisés que durante la fiesta del mes séptimo los israelitas debían habitar en enramadas 15 y pregonar en todas sus ciudades y en Jerusalén esta orden: «Vayan a la montaña y traigan ramas de olivo, de olivo silvestre, de arrayán, de palmera y de todo árbol frondoso, para hacer enramadas, conforme a lo que está escrito».

16 De modo que la gente fue y trajo ramas, y con ellas hizo enramadas en las azoteas, en los patios, en el atrio del templo de Dios, en la plaza de la puerta del Agua y en la plaza de la puerta de Efraín. 17 Toda la asamblea de los que habían regresado del cautiverio hicieron enramadas y habitaron en ellas. Como los israelitas no habían hecho esto desde los días de Josué hijo de Nun, hicieron una gran fiesta.

18 Todos los días, desde el primero hasta el último, se leyó el libro de la ley de Dios. Celebraron la fiesta durante siete días, y en el día octavo hubo una asamblea solemne, según lo ordenado.

 

Los israelitas confiesan sus pecados

 

El día veinticuatro de ese mes los israelitas se reunieron para ayunar, se vistieron de luto y se echaron ceniza sobre la cabeza. Habiéndose separado de los extranjeros, confesaron públicamente sus propios pecados y la maldad de sus antepasados, y asumieron así su responsabilidad. Durante tres horas leyeron el libro de la ley del Señor su Dios, y en las tres horas siguientes le confesaron sus pecados y lo adoraron. Luego los levitas Jesúa, Baní, Cadmiel, Sebanías, Buní, Serebías, Baní y Quenaní subieron a la plataforma y en alta voz invocaron al Señor su Dios. Y los levitas Jesúa, Cadmiel, Baní, Jasabnías, Serebías, Hodías, Sebanías y Petaías clamaron:

«¡Vamos, bendigan al Señor su Dios
    desde ahora y para siempre!
¡Bendito seas, Señor!
    ¡Sea exaltado tu glorioso nombre,
    que está por encima de toda bendición y alabanza!

»¡Solo tú eres el Señor!
    Tú has hecho los cielos,
y los cielos de los cielos
    con todas sus estrellas.

Tú le das vida a todo lo creado:
    la tierra y el mar
con todo lo que hay en ellos.
    ¡Por eso te adoran los ejércitos del cielo!

»Tú, Señor y Dios,
    fuiste quien escogió a Abram.
Tú lo sacaste de Ur de los caldeos
    y le pusiste por nombre Abraham.
Descubriste en él un corazón fiel;
    por eso hiciste con él un pacto.
Le prometiste que a sus descendientes
    les darías la tierra de los cananeos,
de los hititas, amorreos y ferezeos,
    de los jebuseos y gergeseos.
Y cumpliste tu palabra
    porque eres justo.

»En Egipto viste la aflicción de nuestros padres;
    junto al Mar Rojo escuchaste sus lamentos.
10 Lanzaste grandes señales y maravillas
    contra el faraón, sus siervos y toda su gente,
porque viste la insolencia
    con que habían tratado a tu pueblo.
Fue así como te ganaste
    la buena fama que hoy tienes.
11 A la vista de ellos abriste el mar,
    y lo cruzaron sobre terreno seco.
Pero arrojaste a sus perseguidores
    en lo más profundo del mar,
    como piedra en aguas caudalosas.
12 Con una columna de nube los guiaste de día,
    con una columna de fuego los guiaste de noche:
    les alumbraste el camino que debían seguir.

13 »Descendiste al monte Sinaí;
    desde el cielo les hablaste.
Les diste juicios rectos y leyes verdaderas,
    estatutos y mandamientos buenos.
14 Les diste a conocer tu sábado santo,
    y por medio de tu servidor Moisés
les entregaste tus mandamientos,
    estatutos y leyes.

15 »Saciaste su hambre con pan del cielo;
    calmaste su sed con agua de la roca.
Les diste posesión de la tierra
    que bajo juramento les habías prometido.
16 Pero ellos y nuestros padres fueron altivos;
    no quisieron obedecer tus mandamientos.
17 Se negaron a escucharte;
    no se acordaron de las maravillas
    que hiciste por ellos.
Fue tanta su terquedad y rebeldía
    que hasta se nombraron un jefe
para que los hiciera volver
    a la esclavitud de Egipto.
Pero tú no los abandonaste
    porque eres Dios perdonador,
    clemente y compasivo,
    lento para la ira y grande en amor.

18 »Y a pesar de que se hicieron
    un becerro de metal fundido
y dijeron: “Este es tu dios
    que te hizo subir de Egipto”,
y aunque fueron terribles
    las ofensas que cometieron,
19 tú no los abandonaste en el desierto
    porque eres muy compasivo.

»Jamás se apartó de ellos la columna de nube
    que los guiaba de día por el camino;
ni dejó de alumbrarlos la columna de fuego
    que de noche les mostraba por dónde ir.

20 »Con tu buen Espíritu les diste entendimiento.
    No les quitaste tu maná de la boca;
    les diste agua para calmar su sed.
21 Cuarenta años los sustentaste en el desierto.
    ¡Nada les faltó!
No se desgastaron sus vestidos
    ni se les hincharon los pies.

22 »Les entregaste reinos y pueblos,
    y asignaste a cada cual su territorio.
Conquistaron las tierras de Og y de Sijón,
    que eran reyes de Hesbón y de Basán.
23 Multiplicaste sus hijos
    como las estrellas del cielo;
los hiciste entrar en la tierra
    que bajo juramento les prometiste a sus padres.
24 Y sus hijos entraron en la tierra
    y tomaron posesión de ella.
Ante ellos sometiste a los cananeos que la habitaban;
    les entregaste reyes y pueblos de esa tierra,
    para que hicieran con ellos lo que quisieran.
25 Conquistaron ciudades fortificadas
    y una tierra fértil;
se adueñaron de casas repletas de bienes,
    de cisternas, viñedos y olivares,
    y de gran cantidad de árboles frutales.
Comieron y se hartaron y engordaron;
    ¡disfrutaron de tu gran bondad!

26 »Pero fueron desobedientes:
    se rebelaron contra ti,
    rechazaron tu ley,
mataron a tus profetas
    que los convocaban a volverse a ti;
    ¡te ofendieron mucho!
27 Por eso los entregaste a sus enemigos,
    y estos los oprimieron.
En tiempo de angustia clamaron a ti,
    y desde el cielo los escuchaste;
por tu inmensa compasión les enviaste salvadores
    para que los liberaran de sus enemigos.
28 Pero, en cuanto eran liberados,
    volvían a hacer lo que te ofende;
tú los entregabas a sus enemigos,
    y ellos los dominaban.
De nuevo clamaban a ti,
    y desde el cielo los escuchabas.
¡Por tu inmensa compasión
    muchas veces los libraste!
29 Les advertiste que volvieran a tu ley,
    pero ellos actuaron con soberbia
    y no obedecieron tus mandamientos.
Pecaron contra tus normas,
    que dan vida a quien las obedece.
En su rebeldía, te rechazaron;
    fueron tercos y no quisieron escuchar.

30 »Por años les tuviste paciencia;
    con tu Espíritu los amonestaste
por medio de tus profetas,
    pero ellos no quisieron escuchar.
Por eso los dejaste caer en manos
    de los pueblos de esa tierra.
31 Sin embargo, es tal tu compasión
    que no los destruiste ni abandonaste,
    porque eres Dios clemente y compasivo.

32 »Y ahora, Dios nuestro,
    Dios grande, temible y poderoso,
    que cumples el pacto y eres fiel,
no tengas en poco los sufrimientos
    que han padecido nuestros reyes,
    gobernantes, sacerdotes y profetas,
nuestros padres y todo tu pueblo,
    desde los reyes de Asiria hasta hoy.
33 Tú has sido justo en todo
    lo que nos ha sucedido,
porque actúas con fidelidad.
    Nosotros, en cambio, actuamos con maldad.
34 Nuestros reyes y gobernantes,
    nuestros sacerdotes y antepasados
desobedecieron tu ley
    y no acataron tus mandamientos
    ni las advertencias con que los amonestabas.
35 Pero ellos, durante su reinado,
    no quisieron servirte
    ni abandonar sus malas obras,
a pesar de que les diste muchos bienes
    y les regalaste una tierra extensa y fértil.

36 »Por eso ahora somos esclavos,
    esclavos en la tierra
que les diste a nuestros padres
    para que gozaran de sus frutos y sus bienes.
37 Sus abundantes cosechas son ahora de los reyes
    que nos has impuesto por nuestro pecado.
Como tienen el poder, hacen lo que quieren
    con nosotros y con nuestro ganado.
    ¡Grande es nuestra aflicción!

38 »Por todo esto, nosotros hacemos este pacto y lo ponemos por escrito, firmado por nuestros gobernantes, levitas y sacerdotes».

Pedro sana a un mendigo lisiado

 

Un día subían Pedro y Juan al templo a las tres de la tarde, que es la hora de la oración. Junto a la puerta llamada Hermosa había un hombre lisiado de nacimiento, al que todos los días dejaban allí para que pidiera limosna a los que entraban en el templo. Cuando este vio que Pedro y Juan estaban por entrar, les pidió limosna. Pedro, con Juan, mirándolo fijamente, le dijo:

―¡Míranos!

El hombre fijó en ellos la mirada, esperando recibir algo.

―No tengo plata ni oro —declaró Pedro—, pero lo que tengo te doy. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda!

Y tomándolo por la mano derecha, lo levantó. Al instante los pies y los tobillos del hombre cobraron fuerza. De un salto se puso en pie y comenzó a caminar. Luego entró con ellos en el templo con sus propios pies, saltando y alabando a Dios. Cuando todo el pueblo lo vio caminar y alabar a Dios, 10 lo reconocieron como el mismo hombre que acostumbraba pedir limosna sentado junto a la puerta llamada Hermosa, y se llenaron de admiración y asombro por lo que le había ocurrido.

 

Pedro se dirige a los espectadores

 

11 Mientras el hombre seguía aferrado a Pedro y a Juan, toda la gente, que no salía de su asombro, corrió hacia ellos al lugar conocido como Pórtico de Salomón. 12 Al ver esto, Pedro les dijo: «Pueblo de Israel, ¿por qué les sorprende lo que ha pasado? ¿Por qué nos miran como si, por nuestro propio poder o virtud, hubiéramos hecho caminar a este hombre? 13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros antepasados, ha glorificado a su siervo Jesús. Ustedes lo entregaron y lo rechazaron ante Pilato, aunque este había decidido soltarlo. 14 Rechazaron al Santo y Justo, y pidieron que se indultara a un asesino. 15 Mataron al autor de la vida, pero Dios lo levantó de entre los muertos, y de eso nosotros somos testigos. 16 Por la fe en el nombre de Jesús, él ha restablecido a este hombre a quien ustedes ven y conocen. Esta fe que viene por medio de Jesús lo ha sanado por completo, como les consta a ustedes.

17 »Ahora bien, hermanos, yo sé que ustedes y sus dirigentes actuaron así por ignorancia. 18 Pero de este modo Dios cumplió lo que de antemano había anunciado por medio de todos los profetas: que su Mesías tenía que padecer. 19 Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, 20 enviándoles el Mesías que ya había sido preparado para ustedes, el cual es Jesús. 21 Es necesario que él permanezca en el cielo hasta que llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas, como Dios lo ha anunciado desde hace siglos por medio de sus santos profetas. 22 Moisés dijo: “El Señor su Dios hará surgir para ustedes, de entre sus propios hermanos, a un profeta como yo; presten atención a todo lo que les diga. 23 Porque quien no le haga caso será eliminado del pueblo”.

24 »En efecto, a partir de Samuel todos los profetas han anunciado estos días. 25 Ustedes, pues, son herederos de los profetas y del pacto que Dios estableció con nuestros antepasados al decirle a Abraham: “Todos los pueblos del mundo serán bendecidos por medio de tu descendencia”. 26 Cuando Dios resucitó a su siervo, lo envió primero a ustedes para darles la bendición de que cada uno se convierta de sus maldades».

Forgiven - Maravilloso Dios

COMPARTE

Aprovecha la vida que tienes para exaltar y alabar a Dios. Comienza hoy. #VisiónEnAcción


1Comentarios
  • Carlos Iván Molina Roa | Jun 17, 2021 at 11:55 pm

    Cuando Dios resucitó a su siervo, lo envió primero a ustedes para darles la bendición de que cada uno se convierta de sus maldades». Amén 🙏

    Señor, que cada día, tengamos victoria sobre el pecado. Señor ayúdame a no dejar de buscar la santificación progresiva. Lo oramos en Cristo Jesús, Amén.

Escribir reflexion.