Esperanza – 11 SEP

  |   Estudiemos La Biblia   |   1 Comment

ORA

Padre gracias por tu Hijo Jesús que es el camino, la verdad y la vida y el puente entre tú y yo.

LEE

Proverbios de Salomón

 

10 Proverbios de Salomón:

El hijo sabio es la alegría de su padre;
    el hijo necio es el pesar de su madre.

Las riquezas mal habidas no sirven de nada,
    pero la justicia libra de la muerte.

El Señor no deja sin comer al justo,
    pero frustra la avidez de los malvados.

Las manos ociosas conducen a la pobreza;
    las manos hábiles atraen riquezas.

El hijo prevenido se abastece en el verano,
    pero el sinvergüenza duerme en tiempo de cosecha.

El justo se ve coronado de bendiciones,
    pero la boca del malvado encubre violencia.

La memoria de los justos es una bendición,
    pero la fama de los malvados será pasto de los gusanos.

El de sabio corazón acata las órdenes,
    pero el necio y rezongón va camino al desastre.

Quien se conduce con integridad anda seguro;
    quien anda en malos pasos será descubierto.

10 Quien guiña el ojo con malicia provoca pesar;
    el necio y rezongón va camino al desastre.

11 Fuente de vida es la boca del justo,
    pero la boca del malvado encubre violencia.

12 El odio es motivo de disensiones,
    pero el amor cubre todas las faltas.

13 En los labios del prudente hay sabiduría;
    en la espalda del falto de juicio, solo garrotazos.

14 El que es sabio atesora el conocimiento,
    pero la boca del necio es un peligro inminente.

15 La riqueza del rico es su baluarte;
    la pobreza del pobre es su ruina.

16 El salario del justo es la vida;
    la ganancia del malvado es el pecado.

17 El que atiende a la corrección va camino a la vida;
    el que la rechaza se pierde.

18 El de labios mentirosos disimula su odio,
    y el que propaga calumnias es un necio.

19 El que mucho habla, mucho yerra;
    el que es sabio refrena su lengua.

20 Plata refinada es la lengua del justo;
    el corazón del malvado no vale nada.

21 Los labios del justo orientan a muchos;
    los necios mueren por falta de juicio.

22 La bendición del Señor trae riquezas,
    y nada se gana con preocuparse.

23 El necio se divierte con su mala conducta,
    pero el sabio se recrea con la sabiduría.

24 Lo que el malvado teme, eso le ocurre;
    lo que el justo desea, eso recibe.

25 Pasa la tormenta y desaparece el malvado,
    pero el justo permanece firme para siempre.

26 Como vinagre a los dientes y humo a los ojos
    es el perezoso para quienes lo emplean.

27 El temor del Señor prolonga la vida,
    pero los años del malvado se acortan.

28 El futuro de los justos es halagüeño;
    la esperanza de los malvados se desvanece.

29 El camino del Señor es refugio de los justos
    y ruina de los malhechores.

30 Los justos no tropezarán jamás;
    los malvados no habitarán la tierra.

31 La boca del justo profiere sabiduría,
    pero la lengua perversa será cercenada.

32 Los labios del justo destilan bondad;
    de la boca del malvado brota perversidad.

11 El Señor aborrece las balanzas adulteradas,
    pero aprueba las pesas exactas.

Con el orgullo viene el oprobio;
    con la humildad, la sabiduría.

A los justos los guía su integridad;
    a los falsos los destruye su hipocresía.

En el día de la ira de nada sirve ser rico,
    pero la justicia libra de la muerte.

La justicia endereza el camino de los íntegros,
    pero la maldad hace caer a los impíos.

La justicia libra a los justos,
    pero la codicia atrapa a los falsos.

Muere el malvado, y con él su esperanza;
    muere también su ilusión de poder.

El justo se salva de la calamidad,
    pero la desgracia le sobreviene al malvado.

Con la boca el impío destruye a su prójimo,
    pero los justos se libran por el conocimiento.

10 Cuando el justo prospera, la ciudad se alegra;
    cuando el malvado perece, hay gran regocijo.

11 La bendición de los justos enaltece a la ciudad,
    pero la boca de los malvados la destruye.

12 El falto de juicio desprecia a su prójimo,
    pero el entendido refrena su lengua.

13 La gente chismosa revela los secretos;
    la gente confiable es discreta.

14 Sin dirección, la nación fracasa;
    el éxito depende de los muchos consejeros.

15 El fiador de un extraño saldrá perjudicado;
    negarse a dar fianza es vivir en paz.

16 La mujer bondadosa se gana el respeto;
    los hombres violentos solo ganan riquezas.

17 El que es bondadoso se beneficia a sí mismo;
    el que es cruel, a sí mismo se perjudica.

18 El malvado obtiene ganancias ilusorias;
    el que siembra justicia asegura su ganancia.

19 El que es justo obtiene la vida;
    el que persigue el mal se encamina a la muerte.

20 El Señor aborrece a los de corazón perverso,
    pero se complace en los que viven con rectitud.

21 Una cosa es segura: Los malvados no quedarán impunes,
    pero los justos saldrán bien librados.

22 Como argolla de oro en hocico de cerdo
    es la mujer bella pero indiscreta.

23 Los deseos de los justos terminan bien;
    la esperanza de los malvados termina mal.

24 Unos dan a manos llenas, y reciben más de lo que dan;
    otros ni sus deudas pagan, y acaban en la miseria.

25 El que es generoso prospera;
    el que reanima será reanimado.

26 La gente maldice al que acapara el trigo,
    pero colma de bendiciones al que gustoso lo vende.

27 El que madruga para el bien, halla buena voluntad;
    el que anda tras el mal, por el mal será alcanzado.

28 El que confía en sus riquezas se marchita,
    pero el justo se renueva como el follaje.

29 El que perturba su casa no hereda más que el viento,
    y el necio termina sirviendo al sabio.

30 El fruto de la justicia es árbol de vida,
    pero el que arrebata vidas es violento.

31 Si los justos reciben su pago aquí en la tierra,
    ¡cuánto más los impíos y los pecadores!

12 El que ama la disciplina ama el conocimiento,
    pero el que la aborrece es un necio.

El hombre bueno recibe el favor del Señor,
    pero el intrigante recibe su condena.

Nadie puede afirmarse por medio de la maldad;
    solo queda firme la raíz de los justos.

La mujer ejemplar es corona de su esposo;
    la desvergonzada es carcoma en los huesos.

En los planes del justo hay justicia,
    pero en los consejos del malvado hay engaño.

Las palabras del malvado son insidias de muerte,
    pero la boca de los justos los pone a salvo.

Los malvados se derrumban y dejan de existir,
    pero los hijos de los justos permanecen.

Al hombre se le alaba según su sabiduría,
    pero al de mal corazón se le desprecia.

Vale más un Don Nadie con criado
    que un Don Alguien sin pan.

10 El justo atiende a las necesidades de su bestia,
    pero el malvado es de mala entraña.

11 El que labra su tierra tendrá abundante comida,
    pero el que sueña despierto es un imprudente.

12 Los malos deseos son la trampa de los malvados,
    pero la raíz de los justos prospera.

13 En el pecado de sus labios se enreda el malvado,
    pero el justo sale del aprieto.

14 Cada uno se sacia del fruto de sus labios,
    y de la obra de sus manos recibe su recompensa.

15 Al necio le parece bien lo que emprende,
    pero el sabio escucha el consejo.

16 El necio muestra en seguida su enojo,
    pero el prudente pasa por alto el insulto.

17 El testigo verdadero declara lo que es justo,
    pero el testigo falso declara falsedades.

18 El charlatán hiere con la lengua como con una espada,
    pero la lengua del sabio brinda alivio.

19 Los labios sinceros permanecen para siempre,
    pero la lengua mentirosa dura solo un instante.

20 En los que fraguan el mal habita el engaño,
    pero hay gozo para los que promueven la paz.

21 Al justo no le sobrevendrá ningún daño,
    pero al malvado lo cubrirá la desgracia.

22 El Señor aborrece a los de labios mentirosos,
    pero se complace en los que actúan con lealtad.

23 El hombre prudente no muestra lo que sabe,
    pero el corazón de los necios proclama su necedad.

24 El de manos diligentes gobernará;
    pero el perezoso será subyugado.

25 La angustia abate el corazón del hombre,
    pero una palabra amable lo alegra.

26 El justo es guía de su prójimo,
    pero el camino del malvado lleva a la perdición.

27 El perezoso no atrapa presa,
    pero el diligente ya posee una gran riqueza.

28 En el camino de la justicia se halla la vida;
    por ese camino se evita la muerte.

Tesoros en vasijas de barro

 

Por esto, ya que por la misericordia de Dios tenemos este ministerio, no nos desanimamos. Más bien, hemos renunciado a todo lo vergonzoso que se hace a escondidas; no actuamos con engaño ni torcemos la palabra de Dios. Al contrario, mediante la clara exposición de la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana en la presencia de Dios. Pero, si nuestro evangelio está encubierto, lo está para los que se pierden. El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios. No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús. Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.

Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros. Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos. 10 Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo. 11 Pues a nosotros, los que vivimos, siempre se nos entrega a la muerte por causa de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo mortal. 12 Así que la muerte actúa en nosotros, y en ustedes la vida.

13 Escrito está: «Creí, y por eso hablé». Con ese mismo espíritu de fe también nosotros creemos, y por eso hablamos. 14 Pues sabemos que aquel que resucitó al Señor Jesús nos resucitará también a nosotros con él y nos llevará junto con ustedes a su presencia. 15 Todo esto es por el bien de ustedes, para que la gracia que está alcanzando a más y más personas haga abundar la acción de gracias para la gloria de Dios.

16 Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día. 17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. 18 Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.

Evan Craft & Raalon Kennedy - Rey Glorioso

COMPARTE

Puedes llegar al Padre gracias a Jesús, Él es el camino, la verdad y la vida. #AñoDeLaEsperanza


1Comentarios
  • María Cristina Bernal | Sep 11, 2017 at 4:25 am

    Gracias señor por un nuevo día, por tú amor, protección a mi y mi familia. Cada día más y más nos demuestra que tiene el control de nuestra vida. Confiada de que cumplirá nuestros sueños seguiré esperando en fe para que sus promesas sean realidad en mi vida. Amén

Escribir reflexion.