Esperanza – 14 SEP

  |   Estudiemos La Biblia   |   1 Comment

ORA

Jesús gracias por tu palabra de ánimo en medio de la aflicción y por la certeza de que has vencido al mundo.

LEE

19 Más vale ser pobre e intachable
    que necio y embustero.

El afán sin conocimiento no vale nada;
    mucho yerra quien mucho corre.

La necedad del hombre le hace perder el rumbo,
    y para colmo su corazón se irrita contra el Señor.

Con las riquezas aumentan los amigos,
    pero al pobre hasta su amigo lo abandona.

El testigo falso no quedará sin castigo;
    el que esparce mentiras no saldrá bien librado.

Muchos buscan congraciarse con los poderosos;
    todos son amigos de quienes reparten regalos.

Si al pobre lo aborrecen sus parientes,
    con más razón lo evitan sus amigos.
Aunque los busca suplicante,
    por ninguna parte los encuentra.

El que adquiere cordura a sí mismo se ama,
    y el que retiene el discernimiento prospera.

El testigo falso no quedará sin castigo;
    el que difunde mentiras perecerá.

10 No va bien con el necio vivir entre lujos,
    y menos con el esclavo gobernar a los príncipes.

11 El buen juicio hace al hombre paciente;
    su gloria es pasar por alto la ofensa.

12 Rugido de león es la ira del rey;
    su favor es como rocío sobre el pasto.

13 El hijo necio es la ruina del padre;
    la mujer pendenciera es gotera constante.

14 La casa y el dinero se heredan de los padres,
    pero la esposa inteligente es un don del Señor.

15 La pereza conduce al sueño profundo;
    el holgazán pasará hambre.

16 El que cumple el mandamiento cumple consigo mismo;
    el que descuida su conducta morirá.

17 Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor;
    Dios pagará esas buenas acciones.

18 Corrige a tu hijo mientras aún hay esperanza;
    no te hagas cómplice de su muerte.

19 El iracundo tendrá que afrontar el castigo;
    el que intente disuadirlo aumentará su enojo.

20 Escucha el consejo y acepta la corrección,
    y llegarás a ser sabio.

21 El corazón humano genera muchos proyectos,
    pero al final prevalecen los designios del Señor.

22 De todo hombre se espera lealtad.
    Más vale ser pobre que mentiroso.

23 El temor del Señor conduce a la vida;
    da un sueño tranquilo y evita los problemas.

24 El perezoso mete la mano en el plato,
    pero es incapaz de llevarse el bocado a la boca.

25 Golpea al insolente, y se hará prudente el inexperto;
    reprende al entendido, y ganará en conocimiento.

26 El que roba a su padre y echa a la calle a su madre
    es un hijo infame y sinvergüenza.

27 Hijo mío, si dejas de atender a la corrección,
    te apartarás de las palabras del saber.

28 El testigo corrupto se burla de la justicia,
    y la boca del malvado engulle maldad.

29 El castigo se dispuso para los insolentes,
    y los azotes para la espalda de los necios.

20 El vino lleva a la insolencia,
    y la bebida embriagante al escándalo;
    ¡nadie bajo sus efectos se comporta sabiamente!

Rugido de león es la furia del rey;
    quien provoca su enojo se juega la vida.

Honroso es al hombre evitar la contienda,
    pero no hay necio que no inicie un pleito.

El perezoso no labra la tierra en otoño;
    en tiempo de cosecha buscará y no hallará.

Los pensamientos humanos son aguas profundas;
    el que es inteligente los capta fácilmente.

Son muchos los que proclaman su lealtad,
    ¿pero quién puede hallar a alguien digno de confianza?

Justo es quien lleva una vida sin tacha;
    ¡dichosos los hijos que sigan su ejemplo!

Cuando el rey se sienta en el tribunal,
    con su sola mirada barre toda maldad.

¿Quién puede afirmar: «Tengo puro el corazón;
    estoy limpio de pecado»?

10 Pesas falsas y medidas engañosas:
    ¡vaya pareja que el Señor detesta!

11 Por sus hechos el niño deja entrever
    si su conducta será pura y recta.

12 Los oídos para oír y los ojos para ver:
    ¡hermosa pareja que el Señor ha creado!

13 No te des al sueño, o te quedarás pobre;
    manténte despierto y tendrás pan de sobra.

14 «¡No sirve, no sirve!», dice el comprador,
    pero luego va y se jacta de su compra.

15 Oro hay, y abundan las piedras preciosas,
    pero aún más valiosos son los labios del saber.

16 Toma la prenda del que salga fiador de un extraño;
    reténla en garantía si la da en favor de desconocidos.

17 Tal vez sea agradable ganarse el pan con engaños,
    pero uno acaba con la boca llena de arena.

18 Afirma tus planes con buenos consejos;
    entabla el combate con buena estrategia.

19 El chismoso traiciona la confianza;
    no te juntes con la gente que habla de más.

20 Al que maldiga a su padre y a su madre,
    su lámpara se le apagará en la más densa oscuridad.

21 La herencia de fácil comienzo
    no tendrá un final feliz.

22 Nunca digas: «¡Me vengaré de ese daño!»
    Confía en el Señor, y él actuará por ti.

23 El Señor aborrece las pesas falsas
    y reprueba el uso de medidas engañosas.

24 Los pasos del hombre los dirige el Señor.
    ¿Cómo puede el hombre entender su propio camino?

25 Trampa es consagrar algo sin pensarlo
    y más tarde reconsiderar lo prometido.

26 El rey sabio avienta como trigo a los malvados,
    y los desmenuza con rueda de molino.

27 El espíritu humano es la lámpara del Señor,
    pues escudriña lo más recóndito del ser.

28 La misericordia y la verdad sostienen al rey;
    su trono se afirma en la misericordia.

29 La gloria de los jóvenes radica en su fuerza;
    la honra de los ancianos, en sus canas.

30 Los golpes y las heridas curan la maldad;
    los azotes purgan lo más íntimo del ser.

21 En las manos del Señor el corazón del rey es como un río:
    sigue el curso que el Señor le ha trazado.

A cada uno le parece correcto su proceder,
    pero el Señor juzga los corazones.

Practicar la justicia y el derecho
    lo prefiere el Señor a los sacrificios.

Los ojos altivos, el corazón orgulloso
    y la lámpara de los malvados son pecado.

Los planes bien pensados: ¡pura ganancia!
    Los planes apresurados: ¡puro fracaso!

La fortuna amasada por la lengua embustera
    se esfuma como la niebla y es mortal como una trampa.

La violencia de los malvados los destruirá,
    porque se niegan a practicar la justicia.

Torcido es el camino del culpable,
    pero recta la conducta del hombre honrado.

Más vale habitar en un rincón de la azotea
    que compartir el techo con mujer pendenciera.

10 El malvado solo piensa en el mal;
    jamás se compadece de su prójimo.

11 Cuando se castiga al insolente,
    aprende el inexperto;
cuando se instruye al sabio,
    el inexperto adquiere conocimiento.

12 El justo se fija en la casa del malvado,
    y ve cuando este acaba en la ruina.

13 Quien cierra sus oídos al clamor del pobre
    llorará también sin que nadie le responda.

14 El regalo secreto apacigua el enojo;
    el obsequio discreto calma la ira violenta.

15 Cuando se hace justicia,
    se alegra el justo y tiembla el malhechor.

16 Quien se aparta de la senda del discernimiento
    irá a parar entre los muertos.

17 El que ama el placer se quedará en la pobreza;
    el que ama el vino y los perfumes jamás será rico.

18 El malvado pagará por el justo,
    y el traidor por el hombre intachable.

19 Más vale habitar en el desierto
    que con mujer pendenciera y de mal genio.

20 En casa del sabio abundan las riquezas y el perfume,
    pero el necio todo lo despilfarra.

21 El que va tras la justicia y el amor
    halla vida, prosperidad y honra.

22 El sabio conquista la ciudad de los valientes
    y derriba el baluarte en que ellos confiaban.

23 El que refrena su boca y su lengua
    se libra de muchas angustias.

24 Orgulloso y arrogante, y famoso por insolente,
    es quien se comporta con desmedida soberbia.

25 La codicia del perezoso lo lleva a la muerte,
    porque sus manos se niegan a trabajar;
26 todo el día se lo pasa codiciando,
    pero el justo da con generosidad.

27 El sacrificio de los malvados es detestable,
    y más aun cuando se ofrece con mala intención.

28 El testigo falso perecerá,
    y quien le haga caso será destruido para siempre.

29 El malvado es inflexible en sus decisiones;
    el justo examina su propia conducta.

30 De nada sirven ante el Señor
    la sabiduría, la inteligencia y el consejo.

31 Se alista al caballo para el día de la batalla,
    pero la victoria depende del Señor.

Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de nuestra santificación.

 

La alegría de Pablo

 

Hagan lugar para nosotros en su corazón. A nadie hemos agraviado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos explotado. No digo esto para condenarlos; ya les he dicho que tienen un lugar tan amplio en nuestro corazón que con ustedes viviríamos o moriríamos. Les tengo mucha confianza y me siento muy orgulloso de ustedes. Estoy muy animado; en medio de todas nuestras aflicciones se desborda mi alegría.

Cuando llegamos a Macedonia, nuestro cuerpo no tuvo ningún descanso, sino que nos vimos acosados por todas partes; conflictos por fuera, temores por dentro. Pero Dios, que consuela a los abatidos, nos consoló con la llegada de Tito, y no solo con su llegada, sino también con el consuelo que él había recibido de ustedes. Él nos habló del anhelo, de la profunda tristeza y de la honda preocupación que ustedes tienen por mí, lo cual me llenó de alegría.

Si bien los entristecí con mi carta, no me pesa. Es verdad que antes me pesó, porque me di cuenta de que por un tiempo mi carta los había entristecido. Sin embargo, ahora me alegro, no porque se hayan entristecido, sino porque su tristeza los llevó al arrepentimiento. Ustedes se entristecieron tal como Dios lo quiere, de modo que nosotros de ninguna manera los hemos perjudicado. 10 La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse, mientras que la tristeza del mundo produce la muerte. 11 Fíjense lo que ha producido en ustedes esta tristeza que proviene de Dios: ¡qué empeño, qué afán por disculparse, qué indignación, qué temor, qué anhelo, qué preocupación, qué disposición para ver que se haga justicia! En todo han demostrado su inocencia en este asunto. 12 Así que, a pesar de que les escribí, no fue por causa del ofensor ni del ofendido, sino más bien para que delante de Dios se dieran cuenta por ustedes mismos de cuánto interés tienen en nosotros. 13 Todo esto nos reanima.

Además del consuelo que hemos recibido, nos alegró muchísimo el ver lo feliz que estaba Tito debido a que todos ustedes fortalecieron su espíritu. 14 Ya le había dicho que me sentía orgulloso de ustedes, y no me han hecho quedar mal. Al contrario, así como todo lo que les dijimos es verdad, también resultaron ciertos los elogios que hice de ustedes delante de Tito. 15 Y él les tiene aún más cariño al recordar que todos ustedes fueron obedientes y lo recibieron con temor y temblor. 16 Me alegro de que puedo confiar plenamente en ustedes.

Lucía Parker - Dios está aquí

COMPARTE

Cuando pases por aflicción la palabra de Jesús te recuerda que Él ha vencido al mundo. #AñoDeLaEsperanza


1Comentarios
  • Esperanza Lopez. | Sep 14, 2017 at 4:10 am

    Gracias padre por este nuevo dia por tu infinita misericordia y perdón

Escribir reflexion.