¿Cuánto le conoces?

  |   Jóvenes   |   1 Comment

ORA

Señor ayúdame a mantener mi mirada equilibrada en ti para conocerte plenamente y no solo una parte.

LEE

¿Cuánto le conoces?

 

El mensaje de Jesús comienza a propagarse por todas parte y muchas personas lo rechazan aunque los mismos demonios que salen de las personas gritan su nombre, la gente solo habla de un profeta que echa fuera demonios y tiene propiedades curativas, tal vez es un tiempo en el que Jesús todavía no tiene que revelarse como el Mesías.

 

Aunque las personas se centran en los milagros, los primeros lugares que visitaba Jesús eran las sinagogas, porque lo más importante es la predicación. Es importante que no te centres solo en que Jesús puede hacer sino en la verdad que Él te quiere enseñar.


 

Jesús expulsa a un espíritu maligno

 

31 Jesús pasó a Capernaúm, un pueblo de Galilea, y el día sábado enseñaba a la gente. 32 Estaban asombrados de su enseñanza, porque les hablaba con autoridad.

33 Había en la sinagoga un hombre que estaba poseído por un espíritu maligno, quien gritó con todas sus fuerzas:

34 —¡Ah! ¿Por qué te entrometes, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres tú: ¡el Santo de Dios!

35 —¡Cállate! —lo reprendió Jesús—. ¡Sal de ese hombre!

Entonces el demonio derribó al hombre en medio de la gente y salió de él sin hacerle ningún daño.

36 Todos se asustaron y se decían unos a otros: «¿Qué clase de palabra es ésta? ¡Con autoridad y poder les da órdenes a los espíritus malignos, y salen!» 37 Y se extendió su fama por todo aquel lugar.

 

Jesús sana a muchos enfermos

 

38 Cuando Jesús salió de la sinagoga, se fue a casa de Simón, cuya suegra estaba enferma con una fiebre muy alta. Le pidieron a Jesús que la ayudara, 39 así que se inclinó sobre ella y reprendió a la fiebre, la cual se le quitó. Ella se levantó en seguida y se puso a servirles.

40 Al ponerse el sol, la gente le llevó a Jesús todos los que padecían de diversas enfermedades; él puso las manos sobre cada uno de ellos y los sanó. 41 Además, de muchas personas salían demonios que gritaban: «¡Tú eres el Hijo de Dios!» Pero él los reprendía y no los dejaba hablar porque sabían que él era el Cristo.

42 Cuando amaneció, Jesús salió y se fue a un lugar solitario. La gente andaba buscándolo, y cuando llegaron adonde él estaba, procuraban detenerlo para que no se fuera. 43 Pero él les dijo: «Es preciso que anuncie también a los demás pueblos las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado.»

44 Y siguió predicando en las sinagogas de los judíos.

ADORA

Oh, amor de Dios - Su presencia Himnos

COMPARTE

 

Centra tu vida en conocer por completo a Jesús y no solo una parte. #ConéctateConJesús.

 


1Comentarios
  • monserrath | Ene 4, 2017 at 10:42 pm

    quiero concert, quiero tu gracia en Mi vida quiero servirte y dar testimonio de tu Amor

Escribir reflexion.