Hablemos con Jesús

  |   Jóvenes   |   2 Comments

ORA

Jesús quiero construir contigo una relación honesta en la que te hable con sinceridad lo que hay en mi corazón.

LEE

Hablemos con Jesús

 

Muchas veces oramos pidiendo por nosotros mismos o las cosas que queremos y no de acuerdo a la voluntad de Dios, pero acá Pedro nos enseña cómo hablar con Jesús de forma honesta diciéndole lo que hay en su corazón y que espera lograr lo que él le pide.

 

No podemos pretender fingir que tenemos fe en Jesús, es importante ser honestos cuando oramos para que también podamos escuchar su voz sin interrupciones.


 

Llamamiento de los primeros discípulos

 

Un día estaba Jesús a orillas del lago de Genesaret, y la gente lo apretujaba para escuchar el mensaje de Dios. 2 Entonces vio dos barcas que los pescadores habían dejado en la playa mientras lavaban las redes. 3 Subió a una de las barcas, que pertenecía a Simón, y le pidió que la alejara un poco de la orilla. Luego se sentó, y enseñaba a la gente desde la barca.

4 Cuando acabó de hablar, le dijo a Simón:

—Lleva la barca hacia aguas más profundas, y echen allí las redes para pescar.

5 —Maestro, hemos estado trabajando duro toda la noche y no hemos pescado nada —le contestó Simón—. Pero como tú me lo mandas, echaré las redes.

6 Así lo hicieron, y recogieron una cantidad tan grande de peces que las redes se les rompían. 7 Entonces llamaron por señas a sus compañeros de la otra barca para que los ayudaran. Ellos se acercaron y llenaron tanto las dos barcas que comenzaron a hundirse.

8 Al ver esto, Simón Pedro cayó de rodillas delante de Jesús y le dijo:

—¡Apártate de mí, Señor; soy un pecador!

9 Es que él y todos sus compañeros estaban asombrados ante la pesca que habían hecho, 10 como también lo estaban Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran socios de Simón.

—No temas; desde ahora serás pescador de hombres —le dijo Jesús a Simón.

11 Así que llevaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, siguieron a Jesús.

 

Jesús sana a un leproso

 

12 En otra ocasión, cuando Jesús estaba en un pueblo, se presentó un hombre cubierto de lepra. Al ver a Jesús, cayó rostro en tierra y le suplicó:

—Señor, si quieres, puedes limpiarme.

13 Jesús extendió la mano y tocó al hombre.

—Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio!

Y al instante se le quitó la lepra.

14 —No se lo digas a nadie —le ordenó Jesús—; sólo ve, preséntate al sacerdote y lleva por tu purificación lo que ordenó Moisés, para que sirva de testimonio.

15 Sin embargo, la fama de Jesús se extendía cada vez más, de modo que acudían a él multitudes para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades. 16 Él, por su parte, solía retirarse a lugares solitarios para orar.

 

Jesús sana a un paralítico

 

17 Un día, mientras enseñaba, estaban sentados allí algunos fariseos y maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea y Judea, y también de Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para sanar a los enfermos. 18 Entonces llegaron unos hombres que llevaban en una camilla a un paralítico. Procuraron entrar para ponerlo delante de Jesús, 19 pero no pudieron a causa de la multitud. Así que subieron a la azotea y, separando las tejas, lo bajaron en la camilla hasta ponerlo en medio de la gente, frente a Jesús.

20 Al ver la fe de ellos, Jesús dijo:

—Amigo, tus pecados quedan perdonados.

21 Los fariseos y los maestros de la ley comenzaron a pensar: «¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?»

22 Pero Jesús supo lo que estaban pensando y les dijo:

—¿Por qué razonan así? 23 ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados quedan perdonados”, o “Levántate y anda”? 24 Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.

25 Al instante se levantó a la vista de todos, tomó la camilla en que había estado acostado, y se fue a su casa alabando a Dios. 26 Todos quedaron asombrados y ellos también alababan a Dios. Estaban llenos de temor y decían: «Hoy hemos visto maravillas.»

ADORA

Grande es tu fidelidad - Su Presencia Himnos

COMPARTE

 

Construye con Jesús una relación simple y honesta. #ConéctateConJesús.

 


2 Comentarios
  • monserrath | Ene 4, 2017 at 10:37 pm

    Dios vemos tanta bondad y amor de ti, que aveces olvidamos ser gratos perdon y hoy quiero ser agradecida cada nuevo día que nos permitas vivir. Te Amo JESUS

  • LINDA ESPERANZA CHAPARRO VANEGAS | Jun 27, 2017 at 5:22 am

    Señor gracias por ser mi papá, mi roca, mi refugio, por que puedo poner mi confianza en ti, por que puedo ser honesta contigo.
    Te alabo, te bendigo y quiero hacer tu voluntad.
    No importa si estoy en dificultades, yo seguire en tu camino y te honrare hoy y siempre.
    Te amo Papá y quiero hacer tu voluntad, no importa si son cosas dificiles o faciles yo hare lo que tu me digas.
    AMEN.

Escribir reflexion.